Números Romanos

Los romanos establecieron un imperio que abarcaba la mayor parte de Europa y el norte de África. Las personas afectadas aprendieron de ellos su forma de vida, costumbres, latín, su escritura y su sistema de numeración: los números romanos. Este tipo de escritos consisten en líneas a las que le asigna uno ordinal. 

Después de la desaparición del Imperio Romano, algunas de las cosas aprendidas aún existen. Actualmente hablamos español, que evolucionó del latín, y seguimos usando el alfabeto latino al escribir. 

Pero otras cosas, aunque se conservaron durante siglos, fueron reemplazadas por el sistema de numeración en letras árabe de la India, este es el sistema que usamos ahora.

¿Qué son los números romanos?

Se puede decir que son parte del sistema de numeración que se originó en la antigua Roma. El sistema está basado en letras mayúsculas del alfabeto latino para indicar números que siguen varios parámetros y regulaciones. Siempre se deben escribir en letras mayúsculas, esta es la principal característica de dicha numeración.

Por lo tanto, en términos de su valor, solo hay una explicación para escribir y leer. Este tipo de sistema de numeración no se utiliza con tanta frecuencia como los números primos, pero si en circunstancias muy especiales. Se puede ver mucho en libros e historias antiguas para evocar milenios épocas, también la cantidad de edición de estos.

Se basan en la numeración etrusca, que originalmente usaba solo el sistema aditivo o suma, que consiste en el valor de cada letra agregada más el valor anterior. Posteriormente, a los ejemplos de romanos se integró el sistema de resta, en el que se restaba cada letra a la izquierda del valor mayor.

El sistema de numeración romano es un método de no localización y su significado se puede decir que viene incluso antes de que la gente inventara ejemplos de esta simbología, por lo que la gente siente que necesita usar sus dedos para llevar cuentas. 

El gran Imperio Romano extendió su sistema de numeración a todo el continente europeo (parte de Asia Occidental y Norte de África), porque este método es muy útil y fácil de realizar sumas, restas y otros tipos de cuentas en letras y sin tanta numeración. 

Durante el Renacimiento, el sistema de numeración romana fue reemplazado por otro sistema (árabe indio), que es el símbolo más utilizado para cantidades y numeración en la actualidad. Las fechas en romanos se utilizan con fines decorativos, solemnes y tradicionales, especialmente en monumentos. 

¿Cuáles son los números romanos?

Dado que estos son símbolos escritos, el sistema se basa en el principio de la suma. Sus símbolos básicos son: I (1), V (5), X (10), L (50), C (100), D (500), M (1000). Se escriben en mayúsculas porque ninguna letra representa el cero, dado que su valor no significa nada.

En relación con lo grandes, el más grande que se puede escribir es 3.999, y su símbolo se expresa así: MMMCMXCIX. Para grandes, este valor es igual o mayor que 4000. 

¿Para qué se utilizan los números romanos?

Debido a la necesidad de contar de las personas, a lo largo de los años se han utilizado varios métodos escritos para mejorar y perfeccionar gradualmente el movimiento de contar. Ejemplos de ello: contar con los dedos, se marca con un palito, huesos, cuerdas con nudos y otras formas solían moverse de un número a otro.

Hoy en día, la numerología romana todavía se usa en escritos específicos. Veamos una serie de ejemplos: para mantener el orden de los capítulos de cualquier libro, en los descendientes de un rey, para saber el orden que se usa al nombrar un nuevo Papa, en congresos, eventos deportivos y simposios se utilizan para indicar el de la edición.

También se utiliza en las inscripciones del Panteón y Mausoleo, aunque de la misma forma, en las fechas también se utilizan así como en los créditos finales, en los avisos de derechos de autor de ciertos formatos de películas, como «Cine TV MCMLXXXVIII». 

Otros ejemplos serían para el 2019, en letras sería como MMXIX y por ende el número romano de 2020 debe ser MMXX. Como podrás ver, es un sistema en el que predominan las letras, esta es sin duda la principal característica que lo vuelve muy diferente a los números ordinales, por citar alguno.

Curiosidades que tienen los números romanos

  • Se emplean para denotar siglos o milenios.
  • Se usan en nombres de papas, dinastías o reyes.
  • Los romanos desconocían el cero, fueron los árabes quienes lo introdujeron en letras.
  • No se debe repetir más de tres veces un mismo símbolo.
  • No se contemplan los negativos.
  • Su sucesión se realiza de manera horizontal.
  • No pueden repetirse los números que representan las letras V, L, y D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *