Números Ordinales

El uso de los números se encuentra en nuestro día a día, ya sean escritos de forma tradicional, o los que podremos conocer en este artículo como los números ordinales. Estos son ejemplos de lo que significa llevar un orden, es decir: nombrar algún piso de un edificio en particular o el puesto final de una profesión.

En el sistema de numeración, cuando hablamos de los números ordinales nos referimos a la familia más cercana de los números naturales. Suelen ser conocidos como: 1ro, 2do, 3ero, 4to, 5to, 6to, 7mo, 8vo, 9no, y 10mo. Si los queremos escribir en letras, sería algo así: primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, etc.

¿Qué son los números ordinales?

Son adjetivos y forman parte de los números naturales, que nos permiten realizar escritos sobre el orden o la posición de los elementos que nos rodean. En resumen, son palabras que usamos para indicar la posición, en letras, de un elemento en una secuencia ordenada.

A través de los naturales que usamos generalmente para contar y ordenar cosas, es de donde aparecen los ordinales y cardinales. Hoy nos centraremos en aquellos elementos que nos permiten ordenar categóricamente: los números ordinarios.

Veamos algunos ejemplos más claros: supongamos que deseamos subir en ascensor al piso dos de un edificio, para lograr usar un número ordinal en esta circunstancia podríamos decir que debemos subir al segundo piso del edificio.

También podemos utilizarlos en la fila del super para cancelar algunos víveres en la caja, supongamos entonces que ocupamos el puesto diez luego de todas las personas que están delante. Entonces, estamos en la décima posición de la fila para poder lograr llegar a la caja.

Aunque los primeros 10 números ordinales son los más utilizados, es necesario prestar atención al número de decenas y luego crear uno entre cada diez. En otras palabras, dar nombre en letras a los números: 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90, etc.

Para leer números ordinarios, usamos la unión de decimal y los siguientes, veamos ejemplos de ello: Si queremos mencionar el 93, sumamos diez “nonagésimo” y el siguiente “tercero”. Lo que obtenemos en letras es «Nonagésimo tercero» para los hombres y «Nonagésima tercera» para las mujeres.

En el caso de que queramos pronunciar el 83, procedemos a unir el número ordinal de las decenas, es decir, “octogésimo” y seguidamente el ordinal que corresponda al tres. Quedaría entonces: “Octogésimo tercero” para el masculino y “Octogésima tercera” para el caso femenino.

¿Cuáles son los números ordinales?

Es muy fácil lograr entenderlos en su forma escrita como tal: 1°, 2°, 3°, 4°, 5°, 6°, 7°, 8°, 9° y 10°. Estos mismos números ya sabemos como deben estar escritos: primero o primera, segundo o segunda, tercero o tercera, cuarto o cuarta, quinto o quinta, sexto o sexta, séptimo o séptima, octavo u octava, y así sucesivamente.

Son buenos ejemplos para dar una información más precisa en relación con el espacio específico que ocupan las cosas en torno a nosotros o nuestra ubicación, al igual que los números cardinales. En otras palabras, podemos explicar que “El primer perro es blanco” en vez de “El perro primero es blanco”.

¿Para qué se utilizan los números ordinales?

Su uso se basa en que funcionan como base para una organización de todos los elementos que conforman un determinado conjunto. Están escritos de manera que ayudan a identificar claramente la posición de un objeto en torno a otro.

Se utilizan principalmente para identificar al ganador de una carrera de atletismo y decir que este obtuvo el “primer puesto” o decir en letras los primeros días del mes en una fecha. Chequea los ejemplos: 1/07/2021, sería “primero de julio” ó 1/1/2021, diríamos entonces “primero de enero”. ¿Has podido ver la diferencia?

Los escritos han sido utilizados desde siempre para implantar un orden, dar jerarquía a militares, denotar la posición de un puesto específico, y hasta nombrar hijos por orden de nacimiento. No son tan utilizados en letras como sí en números, suponemos es mucho más rápido.

Tu mismo podrás ver más ejemplos dentro de tu propia familia, ¿eres el primero o segundo hijo?. Dentro de tu rutina, ¿llegas primero, segundo o tercero o casa luego del colegio), en clases ¿ocupas el cuarto, quinto, sexto o séptimo puesto en la condecoración de mejores estudiantes?

Curiosidades que tienen los números ordinales

  • Siempre están sujetos a un sustantivo. Ejemplo: “el tercer día del mes”, “el quinto set de vajillas”.
  • Su función está confinada a un conteo de cosas.
  • Poseen diferentes notaciones: pueden ser en palabras o en cifras. 
  • Representan un orden en vez de una cantidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *