Números Cardinales

Con el pasar del tiempo hemos tenido que aprender varios ejemplos de números que afectan nuestra vida y como estos, a lo largo del tiempo, nos han servido para llevar registros escritos de nuestras actividades: lista para el mercado, cena para amigos, talla de zapato, etc. Entre ellos podemos mencionar los números cardinales.

En el sistema de numeración, los cardinales funcionan de una forma sencilla y específica, funcionan para agrupar un conjunto de piezas en letras. En otras palabras, lograr descifrar la totalidad de manzanas verdes que puedan estar colgando de un mismo árbol. Lo que es lo mismo, expresar una cantidad.

¿Qué son los números cardinales?

No creas que es cosa de otro mundo, cuando hablamos de números cardinales nos referimos a la suma total de algo, es decir, cuantas piezas existen de ese algo. Ejemplos válidos de ellos serían: 

  • “Hay 4 peras”. 
  • “Tengo 7 hermanos”.

O si lo prefieres en letras: 

  • “Llegaron nueve pollos”.
  • “Tengo dos gatos”.
  • “Necesito nueve litros de leche”.

Cada vez que te encuentres con el término, recuerda que debe ser la respuesta a la interrogante: ¿Cuántos hay?. En relación a las matemáticas siempre estarán presente los números cardinales, casi todas las operaciones incluyen suma de varios elementos.

Es importante destacar que al momento de tener escritos este tipo de números, estamos tratando de representar unidades enteras, y pueden ser utilizadas junto a sustantivos contables. 

Suelen también estar muy relacionados con la aritmética debido a su capacidad de relacionar cosas, personas o animales en cantidad. Absolutamente todos los números cardinales indican un monto o cantidad de elementos, esto también incluye al cero aunque sea definido como nulo.

Siempre han funcionado muy bien con adjetivos, pero también se les pueden colocar pronombres escritos para reemplazar un nombre en cualquier frase. Veamos ejemplos de ambos: en el caso de los adjetivos, “compré seis pantalones beige”, “han pasado siete autobuses” y para sustituir el pedir un café restaurante, “”tráigame cuatro”.

También se suelen incluir en letras que denotan cifras exactas, como un billón, dos trillones, siete millones, entre otros. Este tipo de uso se da cuando se quieren hacer connotaciones muy grandes en letras: “asistieron doce millones de personas” ó “las probabilidades son de cuatro mil en una”.

Escritos no son más que aquellos que utilizamos todos los días para contar, muy diferente a los números mayas. Estos pueden ser categorizados según el adjetivo: femenino o masculino. Ejemplos sencillos: “dos patos blancos”, “una cama redonda”, “una silla marrón”.

¿Cuáles son los números cardinales?

Ya hemos determinado que los cardinales, expresados tanto en números como en letras sirven para sumar las partes de un conjunto y llegar a la conclusión de cuanto hay en total. Es por ello que los más comunes se encuentran escritos de la siguiente manera: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10.

Ahora bien, a partir del 31, comienzan a estar escritos en dos partes. La primera cifra suele estar separada de la segunda y entre los cuales debe ir la conjunción “y”. Ejemplos básicos: 37, 35, 32, 39, 36, 31 “treinta y siete”, “treinta y cinco”, “treinta y dos”, “treinta y nueve”, “treinta y seis”, “treinta y uno”.

¿Para qué se utilizan los números cardinales?

Sabemos que el uso de los cardinales viene dado por el poder de cuantificar, ya sea de forma finita o infinita, la cantidad total de ciertos elementos o personas. Rara vez están escritos en letras: “Tengo diez monedas”, la mayoría de los humanos solemos representarlos con un número: “Tengo 10 monedas”.

Otra razón para usar los cardinales es que estos pueden dividirse en dos: los pares e impares. Los ejemplos pares serían: 0, 2, 4, 6, 8, 10, 12, 14, 16, 18 y los impares 1, 3, 5, 7, 9, 1, 13, 15, 17 y 19. Estos sencillos encuentran gran diferencia con otros de la misma importancia, los llamados números cuánticos.

Desde que podemos tener memoria hemos estado utilizandolos, ya sea para agruparnos como individuos o a nuestras familias. En todo lo que solemos juntar dentro de un mismo conjunto, usamos este tipo de números. Está en nuestra rutina, en las compras del súper y hasta en la cantidad de alimento para nuestras mascotas.

Son realmente necesarios y básicos para nuestra existencia y mediante ellos podemos saber cuánto necesitamos de un producto en específico para lograr cubrir nuestras necesidades: “necesito una o dos salsas para pastas”.

Curiosidades que tienen los números cardinales

  • El cinco es el único que tiene la misma cantidad de letras que su nombre.
  • El cardinal de un número finito es se trata de un conjunto ordinario natural.
  • Están escritos tanto para el género femenino o masculino, según sea el adjetivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *